Resulta ser que sin saberlo, la obesidad es una enfermedad, no reconocida por la inmensa mayoría de las personas y que muchas veces desencadena una diabetes, detectable mediante un análisis de sangre.

La diabetes es una enfermedad donde los niveles de azúcar, glucosa, en la sangre, son excesivamente altos.

La insulina es una hormona que permite que la glucosa alimente las células produciendo energía.

 

Hay dos tipos de diabetes. La diabetes II guarda relación directa con la obesidad.

 

  • Diabetes I.

Es la diabetes que  por predisposición genética, autoinmunidad o daño ambiental se desencadena  en la población infantil debido a la incapacidad del páncreas de producir tanta cantidad de insulina.

  • Diabetes II.

Es la que afecta tanto a jóvenes adolescentes como a adultos de cuarenta años de edad o más y donde el cuerpo se hace resistente a la insulina. Influye tanto el factor hereditario como el estilo de vida.

  • Obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica. Suele aparecer a edad temprana y si bien existe una predisposición genética también tiene que ver con los hábitos, la educación y la conducta alimenticia.

Hay distintos grados de obesidad, desde la más leve hasta la mórbida o extrema y depende de la cantidad de kilos de sobrepeso.

Las personas con sobrepeso tienen más posibilidad de desarrollar una resistencia a la insulina ya que  la diabetes tipo II guarda relación directa con la obesidad. A mayor cantidad de grasas acumuladas en el organismo, mayor es el aumento de la glucemia obligando al músculo a obtener su energía de las grasas y no de la glucosa y sobre exigiendo y agotando al páncreas al intentar producir mayor cantidad de insulina de la que es capaz para poder reducir los altos niveles de glucemia, desarrollándose una hiperglucemia que establece la diabetes.

© 2017 Clínica Imagix S.A. - Todos los derechos reservados.

Para urgencias coordinadas, comunicarse al    0972 84 84 89

WordPress Image Lightbox Plugin